★ Ya Tenemos Cerezas ★

¿Qué Diferencia Hay Entre Las Mandarinas Baby Y Las Demás?

Prácticamente toda forma de vida tiene su versión "mini". Pues bien, hoy queremos presentarte una riquísima variedad de mandarina, la mandarina baby.

Las mandarinas nacieron lejos de nosotros. Según dicen, en la antigua China. Concretamente, del árbol citrus reticulata originario de la zona. Pero hasta aquí llegaron y, por suerte, se quedaron. A orillas del Mediterráneo. Decimos "por suerte" ya que, como no nos cansamos de repetirte, la mandarina es sabor y salud. Por si quieres refrescar todas sus propiedades y echar un vistazo a las variedades que tenemos en cada momento, en especial la autóctona clementina, no tienes más que acceder a nuestra tienda online.

Así pues, la hermana pequeña de este cítrico tan valioso y apreciado es la denominada mandarina baby. Con un tamaño medio aproximado de 50mm de diámetro, la mandarina baby se recoge entre noviembre y enero. ¿Quieres conocer sus características?

¿Qué características tiene la mandarina baby?

  •  Calibre menor: Poseen gajos más pequeños que las demás, lo que las convierte en un producto ideal para desayunos, meriendas, ensaladas o snacks. 
  • Fáciles de pelar: La mandarina baby suele tener una piel fina de la cual resulta sencillo deshacerse. 
  • Más dulces: Son menos ácidas y más dulces que el resto de mandarinas.
  • No tienen semillas: La mandarina baby es la mandarina ideal para aquellas personas a las que les resulta incómodo o molesto encontrarse pepitas en la fruta, ya que carece de ellas. 

Llegados a este punto, probablemente estarás pensando que se trata de una fruta indicada para los más pequeños. Y tienes razón. Por supuesto todos podemos disfrutar de ella, pero por sus características (tamaño, dulzor, ausencia de pepitas, etc.), la mandarina baby es muy buena opción para los niños. 

Mandarinas Baby

A partir de los seis meses empieza a introducirse en la dieta del bebé la alimentación complementaria, y cumplido el año de edad los expertos recomiendan a los papás que el niño consuma dos piezas de fruta, y que una de ellas sea cítrica. ¿Se te ocurre alguna mejor que la mandarina baby? 

Recordamos: Sabor dulce, sin pepitas y fácil de pelar para cuando vaya creciendo. Pero es que, además de resultar muy apetecibles, las mandarinas poseen propiedades que las hacen adecuadas para los niños. ¿Las repasamos? 

¿Qué beneficios tiene la mandarina baby en la dieta infantil?

La mandarina, como todos los cítricos, aunque en menor cantidad que la naranja, tiene un alto contenido en vitamina C flavonoides. Son componentes que intervienen en la formación del colágeno, los huesos o los dientes (que precisamente están en pleno desarrollo durante edades tempranas). Favorece la absorción de hierro y aumenta las defensas del organismo frente a las infecciones. 

No hay pediatra que no aconseje incluir la mandarina baby en el desayuno o merienda del pequeño, sobre todo durante los meses de invierno y específicamente durante los cambios estacionales, que es cuando más propensos son a los resfriados. 

La mandarina tiene un elevado contenido en agua, el 88% del total. Por otra parte, es la fruta que más carotenoides contiene, lo que se traduce en un gran poder antioxidante. Combate los radicales libres responsables del envejecimiento celular y de las patologías degenerativas. Por si fuera poco, el ácido fólico de la mandarina ayuda a la regeneración y la multiplicación celular. 

¿Cómo incluir la mandarina baby en la alimentación de los pequeños?

La manera habitual es al natural. Durante los primeros meses, se les deberían dar trituradas o, si ya es posible en función de su edad y necesidades, en gajos sin semillas (por eso la mandarina baby es perfecta) para que el niño o niña pueda cogerlas con sus manos. Si es pequeño o pequeña, supervísalo en todo momento para evitar que pudiera atragantarse. Como la mandarina baby es dulce, creemos que la pulpa con vesículas llenas de jugo le encantará. 

Puedes ofrecerle también zumo de mandarina, pero si está todavía consumiendo leche, debes dárselo con moderación, porque en esa fase de desarrollo es la leche lo que necesita principalmente. Ofrécesela en cuchara para que no estén demasiado expuestos los dientes a una bebida con hidratos de carbono. No añadas azúcar. 

Cuando haya cumplido el año y medio, cabe la posibilidad de darle la mandarina baby en forma de mermelada, crema o mousse. Y si es verano y aprieta el calor, también puedes hacer helados, batidos o sorbetes de mandarina.  

En cualquier caso, siempre recomendamos consultar al pediatra sobre todo aquello que incorporamos paulatinamente a la dieta del niño o niña. 

¿Cómo escoger las mejores mandarinas?

Las diferencias en las propiedades nutricionales de las distintas variedades de mandarina no son muy grandes, así que lo que siempre recomendamos es comprar mandarinas de temporada. En nuestra web encontrarás toda la información con respecto a los meses de recogida de cada variedad, el sabor (más o menos dulzor, acidez, amargura), textura, grosor de la piel, etc. Así tendrás todas las herramientas para escoger la que más te convenga y te apetezca. Si se trata del consumo del niño, te sugerimos la mandarina baby por las razones que acabamos de comentarte. 

Una vez tengas la variedad escogida, nosotros nos encargamos de hacer la selección por ti. En general, si tuvieras que escogerlas tú una a una, habrías de buscar que el aspecto exterior fuera uniforme. De color anaranjado. Sin cambios que pudieran denotar golpes o presencia de hongos. 

En FrutaMare estamos muy concienciados tanto con respecto a la importancia de ofrecer fruta y verdura de calidad como de llevarla del árbol a la mesa, para que no pierda propiedades y para que puedas disfrutar de la mandarina baby y de cualquier otro alimento en su punto óptimo.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Carrito
0 artículos